"Me gustarìa nacer de nuevo para ser astronauta", el IX Festival en La Pampa


El jueves amaneció nublado, pequeñas gotas caían y se volvían invisibles en el suelo. El colegio estaba adornado con flores, frases, carteles y una enorme pancarta que tenía escrita la palabra poesía. Arrancamos con entusiasmo,  a Daniela Rodi la esperaban primer y segundo año en el salón de actos.  Danilo Incerti entró al aula de tercer y cuarto año y Mariela Gonzalez se quedó con los más grandes.

Daniela se presentó, habló del Museo donde trabaja, de Olga Orozco, de la poesía, luego leyó un poema de Agustin Gonzalez (Rosario, 1983) "Me gustaría dejar de esconder cosas en las poesías, sobre todo otras poesías. Me gustaría nacer de nuevo para ser astronauta y que la contemplación de las galaxias no me dejara escribir ni una sola poesía y que tuviera que esconder las cosas que sé en otro lugar. Me gustaría descubrir algún planeta en el que haya vida o aunque sea que me abduzca un ovni para saber que no estamos solos. o que se me aparezca la Virgen para saber que no estoy solo. algo que me diga que mis intuiciones no son ciertas”  Luego de charlar sobre el poema extendió rollos de papel en el piso y preguntó  ¿Cuántas cosas hay en un poema?  y ¿ Cuántas palabras hay dentro de una palabra? si la palabra fuera un color, una parte del cuerpo o de una casa, o un sabor o un paisaje, una fecha..etc. Los invitó a escribir un texto con esas palabras que habían descubierto a partir de una palabra inicial.

Danilo Incerti se presentó, habló de sus viajes por América y Europa y la poesía que descubrió en cada ciudad, preguntó que era para los alumnos la poesía, dio su punto de vista de la poesía, leyó varios autores latinoamericanos, mostró sus láminas con imágenes y poesía e invitó a los jóvenes a escribir una frase en un papel. Juntaron estos papeles en el suelo y cada uno fue tomando uno. Reunidos en grupo, con estas frases en mano, debían hacer un dibujo en una hoja A3.  La palabra empodera, la palabra es amor, la palabra materializa sueños. “Tu palabra crea tu realidad, ahora que lo sabes, ¿qué vas a decir?”  El fin de la actividad es crear un puente para saltar a la poesía, para vivir la poesía experiencialmente. Según Danilo: la palabra es un don que materializa, cantamos desde los primeros pasos, mucho antes del paleolítico.


Mariela Gonzalez arranca la jornada con una Ronda de nombres con juego rítmico. Luego realizó un juego de asociación de palabras “te regalo una palabra” con una cajita de regalo que fueron pasando de mano en mano (palabra de aliento, de amor etc). Buscaron palabras de colores luego las colocaron en Cajitas de colores en el centro de la ronda y cada uno escribió una palabra de cada color (según la clasificación del texto) y las introdujeron en las cajas correspondientes. (caja roja, blanca, amarilla, azul, verde…. 

Luego separamos a los chicos en 5 grupos, cada grupo se llevó una caja de algún color y una pila de libros de poesía de diferentes autores luego  escribió un texto poético con las palabras que les tocó en esa caja. A cada palabra le agregaron una comparación o metáfora que buscaron en los libros abriendo al azar. Compartimos la lectura de las producciones y pasamos el poema a un afiche de color que mostraron a sus compañeros.

En el cierre nos reunimos en el salón de actos donde compartimos poesía, contamos la experiencia de Poesía en la Escuela a nivel nacional  y su importancia. Los chicos contaron y mostraron lo que habían hecho en el aula, se sumó a la propuesta el profe de música que junto a sus alumnos mostraron y tocaron instrumentos cotidiófonos realizados por los alumnos y una alumna de primer año cantó “La noche sin ti” de Los Huairas. Como broche se presentó el payador local Diego Alzugaray que cantó décimas y espinelas, contó  la historia del payador como transmisor de sentimientos y experiencias de la gente del campo cuando no existían las comunicaciones.Compartió su recorrido personal y familiar en el mundo de la payada.  Entonó unas décimas al Festival de Poesía en la Escuela por último pidió al público un tema para entonar una espinela y una docente nombró a Santiago Maldonado.


Estas actividades se repitieron en el turno mañana y en el turno tarde.


Comentarios

Entradas populares