Día 11 : Mágicas Naranjas en la Escuela Xul Solar de Morón (por Gustavo Gottfried)






Me habían dicho que la escuela era hermosa. Pero en realidad era más linda aún. Mientras sacaba estas fotos iban llegando los chicos. Después del encuentro general frente a la bandera, arrancaba la jornada del miércoles 13 de septiembre del Festival de Poesía en la Escuela Estética Morón Xul Solar.


Peras

Había una rosca cubierta 
de azúcar, una mesa con el hule 
verde y una frutera de vidrio 
(por la loneta de las cortinas, el sol 
sacaba tornasolados color de ajenjo), 
y había peras. Recuerdo los cabos rotos 
y el punto negro que, en una de ellas, 
hace el gusano. Sé que las dos teníamos 
el pelo corto y unos vestidos 
almidonados. 
Después algo (quizás el viento) 
sonó allá afuera y mi madre dijo 
que acababan de pasar 
Los Reyes.

María Teresa Andruetto, Kodak

La lluvia de sobre techo y la lluvia de bajo techo cantan cantarán.
¡Ay, la gallina ya se entró cloqueando con las grandes alas de paraguas y este pío pío pasará pasará y el último quedará!
La cocina enloquecida como el arca, y nosotros y toda la lluvia tropezando con el Lobo echado extraordinariamente ante la puerta.
Se redondeaban las gotas en una torta frita, en dos, en fuente de amor de tortas fritas.
Saca tu cuaderno, saca tu pizarra, saca tu libro, saca la mano de aquí.
¡Que llueva, que llueva!
¡Se quemó la batata en el horno!







Arnaldo Calveyra, de Cartas para que la alegría


Arnaldo Calveyra, María Teresa Andruetto. A estos autores leímos con los chicos de segundo grado, en la Escuela de Educación Estética Xul Solar, en el marco del IX festival de poesía en la escuela. ¿Qué tienen en común los textos elegidos? El uso de un registro autobiográfico. A partir de ahí nos pusimos a trabajar. Los poemas que escribieron los chicos (y el de la profe de expresión corporal, Marianela) resultaron bellos y conmovedores. Todos nos hablan de la pregnancia -misteriosa, a veces- de ciertas experiencias en la memoria.

cuando fui a
Mar del Plata
y estaba jugando
con la arena en
la playa y
se largó a
llover y había
sol salió
un arco iris
y vimos todos
los colores
y se fue el
sol y el arco iris


Sol (segundo grado)




la primera vez que anduve en patines

la primera vez que anduve en patines había sol y nubes mi abuela y mi tía nos enseñaron a mí y a mi prima. Nos caíamos pero nos levantábamos y seguíamos patinando

Catalina (segundo grado)




Por último, yo también leí algo de mi libro La austeridad es la divisa de mi familia. El silencio y la atención de los chicos (que eran un montón) me conmovieron. Los comentarios y las asociaciones que hicieron a partir de los textos me maravillaron. Los abrazos, todavía los siento.


la austeridad es la divisa de mi familia

así que mi tía Paula fue la primera
en comprarme un cucurucho
aunque mis padres siempre la criticaban
por su deficiente administración del dinero
igual la habían nombrado mi madrina
y ella había asumido esa función
con gran responsabilidad
me compraba juguetes
me llevaba al cine
me incluía en todos los planes
y esa tarde
cuando entramos en la heladería
pidió sin preguntar
el helado más grande
que yo había visto
y no sólo eso
cuando aquella delicia
terminó de cobrar forma 
la hizo bañar 
en chocolate

Gustavo Gottfried, La austeridad es la divisa de mi familia

Comentarios

Entradas populares